Hace un tiempo, algo más de un año, junto con un grupo de compañeros veníamos pensando cuál podía ser nuestro aporte a la discusión que gira alrededor de la situación socio-política que impera en nuestro país.

En su mayoría estudiantes y graduados de la Facultad de Ciencias Sociales de Lomas de Zamora, apostamos a la comunicación y al periodismo como herramientas sustanciales en la transformación de la realidad cotidiana de nuestra sociedad.

Muchos podrían decir que nos sumergimos en el ego, ¿pero quién no lo tiene si desea ‘decir algo’?

Somos un espacio que tiene mucho para decir. Pero no para decir por decir, o hacerlo sin tener un lugar de pertenencia. Nuestras convicciones son la garantía de nuestras palabras, las mismas que nacen tanto de nuestras ideas como de nuestros corazones.

No creemos en la objetividad. No avalamos el rol periodístico que se autodenomina independiente. No recaemos en la desinformación por temor a no ser leídos o escuchados. No concebimos la ausencia de lo que sentimos en cada letra que estará presente en esta revista.

Nos emocionamos leyendo. Nos reímos ante los desaciertos. Creemos en Rodolfo Walsh, la política, y Diego Armando Maradona. Hablamos desde la patria a la que pertenecemos y con la perspectiva de que se siempre abierta, constructiva, solidaria y latinoamericana.

¿Qué somos? Somos pibas y pibes que escuchan los Redondos y leen a Fontanarrosa. Que miramos series en Netflix y nos las recomendamos por orientación política. Nos prestamos libros. Nos juntamos en la semana para hablar de las publicaciones. Militamos una reformulación de la situación mediática nacional en términos legales. Ojo, respecto a la música el abanico es enorme.

¿Qué somos? Somos pibas y pibes que Hacemos Patria. Con convicciones. Somos un Periodismo Con Postura.