UNA HERIDA DE CIEN AÑOS

EL ENDEUDAMIENTO ETERNO

La historia detrás de una de las condenas financieras más trágicas en la historia argentina. 

El famoso bono, el AC17, pero mejor conocido por todos como ‘el bono de los 100 años’, recientemente emitido por el Gobierno Nacional, de la mano el ministro de Finanzas, Nicolas Caputo, ya generó la imputación del funcionario que a lo largo de la nota se verá a que intereses responde realmente.

Si bien generó mucho revuelo cuando se dio a conocer la noticia de su aparición, y que iba a ser un bono que iba a estar en el mercado hasta 2117, hay detalles que están detrás de la cortina de este cupón, que hace que el detalle de su duración pase a segundo plano.

Aproximadamente un mes atrás, la Argentina estaba preparada, lista y segura de que su calificación de “Mercado Fronterizo” cambiaría a “Mercado Emergente”, lo cual representaba una millonada de dólares que ingresarían al país, y el supuesto gran avance para el Estado en su apertura con el mundo. Pero ninguno en el gobierno pudo creer que no ocurrió.

‘Morgan Stanley’, uno de los grupos financieros más grandes de EEUU, y quien es el encargado de llevar adelante las calificaciones mencionadas, admitió que el país venía por un buen camino, pero que nuestras políticas económicas debían ser afianzadas, para lo cual era necesario esperar un año más.

El JP Morgan tuvo la posibilidad de comprar el bono a un buen descuento, dado que por cada 100 dólares ellos pagaron sólo 90

Lo que ellos nos decían detrás de líneas era que preferían aguardar a las elecciones de octubre. No es casualidad el constante discurso oficialista sobre la, hasta ahora, ausente lluvia de inversiones, que arribaría si la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner no triunfa en las urnas. No es más que militar el ingreso abusivo de capitales extranjeros con reducidos mecanismos de control que coloquen al país en un nuevo curso de endeudamiento cíclico, una política antagónica a la voluntad del kirchnerismo.

Muchas veces se escucha la importancia de frenar la patria financiera. Stanley no es otro que el primo de los titulares del banco ‘JP Morgan’ quienes nos califican diariamente con su Riesgo País, y nos condicionan con el mundo y sus intereses.

Tras todas estas incidencias, este “bono centenario” salió a la venta en el exterior una semana antes que en la Argentina, pero con un sutil detalle: algunos bancos tuvieron algunos privilegios con el precio a la hora de comprarlos. Aunque parezca increíble, el JP Morgan tuvo la posibilidad de comprar el bono a un buen descuento, dado que por cada 100 dólares ellos pagaron sólo 90.

A la semana, cuando salió en la Argentina, esos mismos cupones se negociaban a 97 dólares. Así, si los tenedores querían vender estos bonos, en una semana estaban ganando 7 dólares extra por sus 90 invertidos. Un retorno gigantesco, todo esto sin dejar de tener en cuenta que cuando el plazo vence dentro de 100 años, ellos recibirán 100 dólares por cada 90 pagados.

El detalle extra es que quien saco este bono al mercado es un ex empleado de este banco: Nicolás Caputo. Pero ya no hay coincidencia posible. ¿Un broche de oro? El bono salió bajo ley estadounidense, en el marco del régimen de la Corte de Nueva York, donde cabe la pena destacar que hace dos años el juez Griesa sentenció que le teníamos que pagar a los fondos buitre la abultada suma de millones que nos pedían.

Esta es la historia del bono, esperemos que sea una historia que no se repita.

Acerca de Administrador 5 Articulos
Analista de Sistemas y futuro Licenciado. Productor musical. Fundador de Stier Producciones. Hincha y Socio de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Integrante activo de la Subcomisión del Hincha CGE.

Sé el primero en comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*